44grapas y 1cuchillo

Lo primero que piensas al saber que estos dos están haciendo cosas juntos es que no es normal. Aparentemente no tienen nada que ver la una con el otro, ni la otra con el uno. Pero no es verdad. La vida les cruzó en tierra de nadie y Oggun, Eleggua, Lola y Cádiz les dieron el duende que hace que sus asuntos, sean asuntos muy interesantes.

Lejos de las tonterías que habitualmente inundan los mundos por los que se mueven, encuentran siempre la manera de solucionar los problemas que todo proyecto origina con humor, sencillez y trabajo. Si te dicen que van a hacer algo, es que lo van a hacer. Y lo van a hacer bien. Porque si algo tienen es valentía, amor propio y una capacidad de hacer muy bien lo que se proponen, pase lo que pase. Y les pasa de todo. Palabra.

No es raro verles maquinando en un bar de bereberes en San Francisco, en un avión rumbo a Sevilla, esperando a un autobús, comprando tonterías en un todo a 100 o en un karaoke rumano. Tampoco es extraño coincidir con una o con otro en una presentación de un libro, en un cocktail en el Gughenheim, en un congreso de urbanismo, en un despacho del ayuntamiento o en el backstage de un grupo internacional en un gran teatro.

.

quienesomos

Profesores de universidad, músicos, artistas, políticos, agricultores, sommeliers, abuelas, investigadores, directoras, señores de la limpieza, empresarios de éxito y desempresarios, antropólogas, funcionarios, deportistas, canallas, abogados, presidentes y expresidentes, programadores y gente sin ocupación (aparente o no) les tienen en gran estima por diferentes razones.

La verdad es que si tienes algo interesante, aparentemente complicado y relacionado de alguna manera con el extraño mundo de la cultura, la publicidad, el arte o la investigación sociológica: El Grapas y Cuchillos son tu mejor jugada porque van a encontrar la solución ideando estrategias, porque van a hacer que los sueños se hagan realidad y porque van a conseguir que tus ojos brillen de nuevo. Sin tonterías. Con eficacia, humor e inteligencia. Si yo fuera tu, no les perdería de vista.